10 MIEDOS QUE DEBES SUPERAR PARA DAR EL PASO DEL NEGOCIO PROPIO

10 MIEDOS QUE DEBES SUPERAR PARA DAR EL PASO DEL NEGOCIO PROPIO

Cuando decides empezar tu negocio propio no puedes evitar que lleguen a ti infinidad de dudas y temores que pueden bloquearte impidiéndote dar el primer paso.
Para comenzar, debes entender que es completamente normal sentirse así. Siempre que vas a realizar algo que es importante para ti, es inevitable sentir miedo, incertidumbre y ansiedad.
Pero, emprender es un reto en el que debes superarte a ti mismo constantemente y estar dispuesto a enfrentar tus más grandes temores. No se trata de darle sin miedo; se trata de darle con todo y con los miedos que debes superar.

1. Miedo a renunciar a lo bueno

Es probable que para iniciar tu negocio debas renunciar a muchas cosas buenas: comodidad, tiempo libre, un empleo con salario fijo, etc. Para emprender tienes que salir de tu zona de confort. Siempre que por tu cabeza se pase la idea de empezar un negocio, escucharás una voz diciéndote que mejor te quedes quieto porque así estás bien y si te arriesgas podrías perder las cosas buenas que ya tienes.

2. Miedo al “qué dirán”

Emprender significa luchar por ideas y sueños que probablemente sólo nosotros mismos entendemos. En tu camino encontrarás personas expertas en criticar que incluso llegarán a burlarse de lo que estás haciendo. Te llamarán loco y te animarán a dejar de lado tus ideas para que mejor consigas un “empleo seguro con salario fijo”. ¿Estás preparado para recibir toda clase de criticas y mantener firmes tus ideales? Debes tomar las criticas constructivas para mejorar y evitar que las criticas destructivas acaben con tus ganas de luchar.

3. Miedo al compromiso

Al momento de crear tu empresa estás adquiriendo responsabilidades y obligaciones comerciales, tributarias, laborales, financieras y penales. Los grandes objetivos requieren de grandes sacrificios y de grandes compromisos. Cuanto más grandes sean tus logros, mayor será tu responsabilidad. No importa si emprendes sólo, con socios o si cuentas con colaboradores que se encarguen de llevar las cuentas y de realizar los tramites administrativos; al final tú como gestor tienes la responsabilidad de garantizar que tu negocio cumpla con las diferentes leyes empresariales.

4. Miedo a perder dinero

Este miedo es especialmente común cuando se quiere emprender por necesidad y no por oportunidad. Cuando desde el principio el dinero se convierte en una obsesión, puedes perder fácilmente el enfoque de lo que estás haciendo.
Si lo que quieres es “dinero fácil, rápido, seguro y sin invertir”, probablemente crear una empresa no sea la mejor opción para ti. Construir una empresa rentable, sostenible y escalable puede tomar años de esfuerzo, disciplina e inversión.
No existe un solo modelo de negocios en el que puedan garantizarte resultados inmediatos y seguros, entonces lo mejor es que evalúes las oportunidades que se te presenten y determines si estás dispuesto a correr el riesgo que cada negocio conlleva.

5. Miedo a fracasar

Emprenderás en el momento en que las ganas de triunfar sean más grandes que el miedo de fracasar. En nuestra cultura solemos creer que el fracaso es motivo de vergüenza y de burla, por eso preferimos “jugar a lo seguro” antes que exponer nuestra dignidad. Pero, la realidad es que la única manera de no equivocarse es no hacer nada.
El camino del emprendimiento está lleno de piedras con las que tropezarás. Antes de lograr cualquier objetivo importante, deberás caer, sacudirte, sonreír y seguir. Jamá

6. Miedo a ganar

Es curioso, pero la gran mayoría de las personas están más preparadas para perder, que para ganar. Desde el momento que inician un negocio, ya están pensando en qué van a hacer si fracasan. Emprenden diciendo cosas como: “vamos a ver cómo nos va”, “voy a tratar”, etc.
Nos enseñaron desde pequeños que la ambición es mala y que “lo que es para uno, tarde o temprano llegará”. Crecimos teniendo miedo a ganar. Crecimos creyendo que en una carrera lo importante es participar. Un emprendedor debe asumir el rol de protagonista en su vida y ser consciente de que en sus manos está construir la vida que quiere vivir.
Tener mentalidad de ganador significa siempre ir en busca del primer lugar y dar el 120% de nuestro esfuerzo para lograrlo. El éxito exige disciplina, preparación, determinación y estar dispuestos a superarnos a nosotros mismos cada día, todos los días.

7. Miedo a defraudar a los demás

Cuando somos inseguros, solemos creer que no somos lo suficientemente buenos, que nuestro producto no está listo, que si nos lanzamos al mercado terminaremos defraudando a clientes, socios, inversores, familia y amigos.
En lugar de limitarte, trabaja en ti y en tu producto para mejorar. Si esperas a estar completamente listo, jamás empezarás porque siempre sentirás que te falta algo más. Construye un producto mínimo viable e interactúa con clientes potenciales para que sean ellos mismos quienes te digan cómo mejorar tu producto y tu negocio.

8. Miedo a las relaciones profesionales

De pequeños nos enseñaron que “no se debe hablar con extraños”; pero, en los negocios tendrás que hacer a un lado esta creencia y estar dispuesto a relacionarte con otros empresarios, clientes, inversionistas, etc.
El networking s una herramienta esencial para todo emprendedor. Los negocios no tratan de dinero, sino de personas. Debes rodearte de personas mejores que tú. Algunos emprendedores son tímidos y aseguran ser mejores trabajando solos, pero sin importan cuan bueno seas, siempre podrás potenciar tus habilidades y talentos asociándote con las personas correctas.

9. Miedo de ser incompetente

Cuando estás empezando un negocio, la única competencia que debes superar es a ti mismo. Enfócate en tu producto y en tus clientes. Hace algunos años una persona me comentó que quería iniciar un negocio de hamburguesas, pero que no se atrevía porque aún no sabía cómo iba a competir contra Mc Donalds… Mc Donalds ni siquiera sabe que ella existe y ella en cambio está desesperada por competirle.
A ti no te van a comprar porque seas mejor que Mc Donalds, a ti te van a comprar por ser el mejor en lo que haces y por ofrecer algo que ni siquiera Mc Donalds puede ofrecer. No tienes que ser mejor que Mc Donalds, tienes es que ser único y ser mejor que tú mismo cada día. Ese debe ser tu enfoque.

10. Miedo a vender

Si quieres ser un emprendedor exitoso, debes aprender a vender. Debes vender tus ideas, vender la visión de tu empresa a todas las personas que trabajan contigo, vender servicios, etc.
El mundo está lleno de personas con muy buenas ideas, pero que jamás logran hacerlas realidad porque no saben cómo venderlas. Saber vender significa saber escuchar, entender a nuestros clientes, saber comunicar y enfocarnos en servir a los demás.

5 consejos para trabajar en una agencia creativa

Si piensas que la vida es una experiencia aprendizaje continuo, entonces considera trabajar en un agencia de creativa como el microsoma de esta experiencia.

El flujo, la evolución y la transformación son temas constantes en una agencia creativa. Los profesionales de diseños gráfico, publicidad, y marketing tienen que estar actualizados con la última tecnología, mejorar sus habilidades regularmente y generar resultados en este mercado tan competitivo.

Es por esto que en Quark Origen Creativo queremos compartir contigo algunas de nuestras experiencias y desafíos.

Nuestro objetivo es brindarte consejos tangibles que puedan ayudarte a estar siempre por encima de la competencia y tener más éxito como profesional creativo. Por supuesto, el artículo no solo se restringe a agencias, así que estos consejos son tanto para personas como para agencias digitales.

¡Vamo’ alla!

1. Gestión de proyectos y organización

La gestión de proyectos es uno de los temas de los que menos se habla en los círculos de creativos.

Este es uno de los pilares más importantes de una agencia creativa en especial en agencias donde puedes trabajar en más de una labor a la vez.

“Organizar las tareas de clientes y programar recursos productivos hará que tu labor sea más eficiente y presentable”.

Todo, desde publicaciones en redes sociales, campañas de anuncios y cronogramas de contenidos, necesita ser planificado en un formato de calendario.

Usar un calendario te permite añadir metas asociadas con fechas clave en el proyecto. Si trabajas con un presupuesto, entonces te recomendamos trabajar con Teamwork o Brightpod para gestionar las listas de tareas de tus clientes y compartir trabajos de otros equipos o profesionales autónomos. Si no, un archivo de excel será suficiente.

2. Prueba todas tus actividades 

Las agencias creativas nos enfocamos en resultados. Debes tener una estrategia para todo, además de objetivos claros con fechas establecidas con cada cliente. Pero ¿puedes hacer más para mejorar tus resultados? Intenta poner todo a prueba. Trabaja de la mano con tu cliente para construir y probar hipótesis sobre un texto de landing page, diseño web, imágenes, videos y llamadas a la acción. Probar te permitirá mejorar tus tasas de conversión y generar mejores resultados para tu cliente. Google Content Experiments ofrece una forma gratuita de probar varias versiones de landing pages.

3. Nunca dejes de aprender. Actualiza tus habilidades 

En la introducción de este artículo se mencionó el reto que los profesionales creativos tienen para mantener sus habilidades actualizadas. Se espera que estos profesionales sean expertos en su área. Las técnicas creativas cambian a una velocidad tan rápida que si no las pones en práctica y mejoras tus habilidades, puedes estar totalmente desactualizado en seis meses.

4. Participación del cliente

Trabajar con clientes es similar a cualquier otra relación interpersonal. Ambas partes necesitan tener un cierto nivel de comprensión para la otra parte. Esto asegurará una relación fructífera basada en los mismos objetivos. Tres elementos clave que pueden ayudarte incluyen:

  • Compenetración. Se debe construir una buena compresión desde la reunión inicial con el cliente. Antes de conocerlo, investiga. ¿Comparten los mismos intereses? ¿Conocen a las mismas personas? Mira su perfil de LinkedIn y ver qué tienen en común.
  • Comprensión. Esto es muy importante. Tomar un enfoque forense para investigar la empresa, clientes, productos y servicios de tu cliente te ayudará a construir una base sólida para tu marketing digital. Además te permitirá construir una personalidad detallada con miras a tu audiencia meta.
  • Comunicación. Comunicarte con tus clientes es  clave. Creemos que tomarse un poco de tiempo para explicar el proceso de creativo en un lenguaje digestible y claro es bueno para el cliente. Tus clientes pueden no asociar pingüinos, pandas y colibrís con su presencia digital. No lo tomes por sentado. Explica los términos de tu sector en un lenguaje que puedan comprender.

5. Ten pasión por tu trabajo

 

La pasión es contagiosa. Si llevas tu pasión contigo, la transmitirás a través de tus palabras a tus clientes. Ambas partes se beneficiarán con un entusiasmo añadido para trabajar en proyectos y tus clientes serán más propensos a aceptar pruebas y desarrollos de campañas. Si tienes pasión por lo que sabes hacer, otros también la tendrán.

Trabajar con una agencia creativa es una de las tareas más dinámicas que puede tener una persona. Con una multitud de proyectos y panoramas tecnológicos que siempre evolucionan, la creatividad brinda infinitas posibilidades de alcanzar tus objetivos personales y profesionales. Solo recuerda siempre actualizar tus habilidades y seguir la corriente.